Aceites Esenciales

¿Que son los aceites esenciales?

Un aceite esencial es un líquido aromático de aspecto fluido o espeso y de color variable según las plantas de las que esté extraído. Es segregado por células especiales que se encuentran tanto en las hojas, como en las flores, la madera, las raíces o las semillas.

Cuando se frota la planta aromática, las gotitas de aceite esencial se liberan en la atmósfera y nos llegan a la nariz. Los receptores olfativos de la nariz se activan y envían estímulos sensoriales a distintas zonas del cerebro. El tamaño de esas gotas es de unos pocos micrones, motivo por el cual no podemos verlas.

Los aceites esenciales se extraen por destilación con vapor, por destilación seca, o por un proceso mecánico apropiado sin calentamiento.

La elección del método de extracción del aceite esencial depende del estado original y de las características de la materia prima vegetal (tallos, hojas, flores etc).

El método de extracción determina algunas características del aceite esencial, como la viscosidad, el color o la solubilidad, y puede enriquecer o reducir la presencia de algunos componentes

¿Cómo se obtienen los aceites esenciales?

Existen diversas técnicas que varían en función de la parte de la planta que se trata y sus características:

Destilación por vapor: Este es el método de extracción más habitual para obtener aceites esenciales. El aceite esencial se consigue al pasar el vapor a través de la materia prima vegetal en un equipo adecuado. El vapor puede proceder de una fuente externa o generarse hirviendo agua debajo de la materia prima o con esta dentro. El vapor de agua y los vapores del aceite se condensan. Y luego, por decantación, se separa el aceite esencial del agua. Normalmente este proceso suele durar unas 20 horas y se hace en un único proceso.

Destilación en seco: El aceite esencial se obtiene calentando a gran temperatura los tallos o cortezas en un aparato adecuado, sin añadir agua ni vapor.

Proceso mecánico: El aceite esencial se consigue mediante un proceso mecánico, sin calentamiento, conocido normalmente como «prensado en frio» y es similar a la forma de extraer el aceite de oliva. Este método de extracción se reserva para las cáscaras de los cítricos (limón, lima, naranja, pomelo etc).

El método convencional de «prensado en frío» requiere aplicar una acción abrasiva a toda la superficie de la fruta bajo una corriente de agua. Una vez eliminados los residuos sólidos, el aceite esencial se separa de la fase acuosa por centrifugado. La mayoría de las instalaciones industriales de hoy en día permiten la producción simultánea o secuencial de zumo de fruta y aceite esencial.

Parte de la planta empleada:

Los aceites esenciales se pueden acumular en cualquier tipo de órgano vegetal, pero principalmente se encuentran en los componentes de flores y hojas. Como ejemplo:

  • flores (azahar, rosa, lavanda);
  • hojas (citronela, eucaliptus, laurel);
  • corteza (canela);
  • madera (palo de rosa, alcanfor, sándalo);
  • raíces (vetiver, zanahoria);
  • rizomas (cúrcuma, jengibre);
  • frutos desecados (anís, anís estrellado, perejil);
  • semillas (nuez moscada).

Calidad de los aceites esenciales:

El uso seguro de los aceites esenciales en productos cosméticos depende tanto de la calidad de las materias primas utilizadas como del método de extracción empleado para obtener el aceite esencial. Los aceites esenciales son muy inestables: volátiles, frágiles, y alterables con la luz por lo que deben almacenarse en recipientes herméticos y protegidos de la luz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.